Franz Bagus, Presidente Aprus Hospital San Juan de Dios: “Se han reconvertido camas, pero la cantidad de personas que están llegando es preocupante”

Dirigente de CONFEDEPRUS criticó que el gobierno no haya escuchado a las organizaciones territoriales ni a los gremios de Salud para contener la pandemia.

Durante los últimos días, la curva de contagios ha incrementado su aumento de manera preocupante, producto de las negligentes medidas adoptadas por el gobierno, más preocupado de proteger intereses economicistas que la salud y la vida de la población. Gobierno que nuevamente llegó tarde al implementar una cuarentena más general en la Región Metropolitana, sin haber escuchado las demandas que desde el comienzo de esta pandemia diversos gremios de la Salud Pública, entre ellos CONFEDPERUS, les hicieron a las autoridades.

En este contexto de fuerte incremento en el número de contagios y, al mismo tiempo, escasez de recursos para disponer de atención, quisimos conocer la realidad de nuestras bases para enfrentar la situación, para lo cual conversamos con el Presidente de la Aprus Hospital San Juan de Dios, el Tecnólogo Médico Franz Bagus.

– ¿Cómo evalúan en su establecimiento el nivel de la demanda por atención en los últimos días?

– “No hay ninguna duda que la demanda ha sido sumamente exigente, ha aumentado llegando casi al límite de la capacidad de nuestro hospital. Se han reconvertido camas, pero la cantidad de personas que están llegando es realmente alta, ha aumentado de manera preocupante”.

– ¿En su establecimiento cual es la capacidad de camas UCI normalmente, se ha ampliado este número de camas? ¿Han contratado más personal de salud especializado?

– “En nuestro hospital, la capacidad normal de camas UCI con ventilación mecánica supera las 20, 25 camas, y poco más de 50 UPC, descartando la coronaria. Eso ha sido sobrepasado, hoy tenemos más de 50 pacientes ventilados en el hospital, alrededor de 120, 130 con COVID positivo que no están ventilados. Se han convertido camas de pediatría, unidades completas. El San Juan, salvo Maternidad que igual tiene dos unidades para embarazadas contagiadas con el virus, prácticamente se ha convertido en un hospital COVID. No se ha contratado personal especializado, lo que conlleva una situación complicada porque en una UCI pediátrica, por ejemplo, podrá haber atención a adultos por parte de personal que atiende niños y niñas, entonces si llega a haber algún error se está expuesto a ser denunciados por negligencia médica. Pueden llegar ventiladores, pero se instalarán en unidades donde la gente no tiene especialización”.

– ¿Cuáles son las mayores carencias y necesidades de su recinto?

– “Nuestras principales carencias, además de falta de personal especializado, tienen que ver con infraestructura. No hay lugares aptos para el descanso de las y los profesionales, sobre todo cuando se hacen turnos de 24 horas en los que es absolutamente necesario que tengan descanso. Las residencias son demasiado            pequeñas. Eso además del problema de cómo instalar una cama, un ventilador, tenemos salas que son abiertas, sin extractores de aire. Esas son nuestras principales necesidades”.

– ¿Cuál es el llamado que hacen a las autoridades y a la población?

– “Que tengan mayor compromiso y que escuchen a los que estamos trabajando en la ‘Primera línea’ de la Salud. Acá ha habido arrogancia por parte del gobierno, lo que ellos dicen y hacen es lo correcto, sin hacer preguntas, toman medidas en forma teórica. No sirve decir que van a llegar ventiladores sino se sabe dónde los van a instalar, quiénes los van a manejar. Acá al San Juan pueden llegar todos los que quieran, pero eso no va a solucionar el problema de cómo instalarlos, dónde y quién los maneja. Que sean transparentes con la información, tienen que entender que los recintos hospitalarios no han sido remodelados, se les ha bajado el presupuesto y han debido sobrevivir durante años sin mejorar su infraestructura. Y a la ciudadanía, que entienda que debe tomar todas las medidas para cuidarse, pero eso no significa que no protesten o no se manifiesten. Tener una mascarilla no significa tener un bozal”.

– ¿Cómo evalúan el manejo de la pandemia por parte de las autoridades de gobierno? ¿Hubo preparación para enfrentar esta pandemia?

– “El manejo ha sido pésimo. No se puede desconocer que se han hecho cosas, pero el ninguneo ideológico hacia las entidades territoriales, la Atención Primaria, alcaldías, juntas de vecinos, el no tomarlas en cuenta, ha provocado esta hecatombe y esta salida de control de la pandemia. La Atención Primaria debía haber recibido los primeros recursos y no se le dio nada, se podría haber hecho antes de marzo pero lo que se hizo fue esperar que llegaran los enfermos a los hospitales para la parafernalia comunicacional del gobierno. Esto debió hacerse primero en la Atención Primaria y no se hizo, porque no se confió en las organizaciones territoriales”.

About the author