Consuelo Villaseñor: “La unidad de los gremios durante esta negociación nos permitió defender derechos de las y los trabajadoras/es”

• Presidenta de CONFEDEPRUS lamentó actitud por parte del gobierno durante el proceso, señalando que «las mejoras laborales no pueden pasar por una negociación de fin de año en estos términos».

“Fue una negociación muy atípica, por todo el contexto que ya venía del año pasado por el tema por la revuelta social y hoy lo sanitario, lo cual tiene al país en una situación muy compleja de crisis en diversos ámbitos. Eso siempre como gremios de la Mesa del Sector Público, representantes de las y los trabajadoras y trabajadores de Chile, lo tuvimos presente. Conscientes de ello, desde el comienzo de esta negociación tuvimos la cautela de poner sobre la mesa guarismos bastante bajos respecto de otros años, entendiendo la situación del país, lo cual siempre lo hicimos ver al gobierno”, señala Consuelo Villaseñor, presidenta de CONFEDEPRUS, quien lamentó la actitud demostrada por las autoridades desde un comienzo de las negociaciones por el reajuste del Sector Público, el cual fue finalmente despachado hoy por la Cámara luego de su paso por el Senado, encontrándose en condiciones de pasar al Ejecutivo para su promulgación como ley de la República.

“Logramos reponer bonos, como el de vacaciones y el de término de conflicto, que no estaban contemplados en el proyecto del gobierno, pero a la mitad del año pasado. Logramos también que se reajustara el bono de Septiembre, Navidad y Escolaridad, que no se iban a reajustar, así como también el bono de reconocimiento para trabajadoras y trabajadores, aunque no con la cobertura solicitada. La verdad es que fue una negociación súper desgastante, debimos negociar una ley de reajuste que no tiene nada de eso. Ellos entraron sin nada, primero con una propuesta de 2,3 % de reajuste, absolutamente insuficiente para quienes hemos sido el pilar administrativo del Estado durante todo este tiempo de crisis, y que en vez de obtener un reconocimiento concreto por ello únicamente hemos recibido aplausos. Cabe recordar también la tardanza que hubo en establecer la negociación, la ley debía salir a más tardar la primera semana de diciembre para que las y los funcionarias/os públicas/os tuviesen su reajuste y aguinaldo cuando correspondiera. ¿Cuántos millones se ahorró el Estado al no pagar este mes? Nunca tuvieron voluntad para negociar, dilataron todo”.

“Nuestras luchas por avanzar en derechos se transforman en esfuerzos por no retroceder en logros alcanzados cuando no se respetan pisos mínimos de negociación. Eso es lo que ha hecho el gobierno y no puede seguir pasando, no da para más esta forma de negociación, es nociva para las y los trabajadores y trabajadoras, especialmente ante un gobierno empresarial y neoliberal como este que además aprueba medidas para beneficiar a los privilegiados de siempre”, agregó la presidenta de CONFEDEPRUS.

La importancia de la unidad

Villaseñor destacó la importancia que tuvo durante todo este largo y complejo proceso de negociaciones la unidad de la Mesa, factor vital para enfrentar este tipo de instancias, más aún dentro del contexto actual. “La unidad de objetivos por parte de los gremios que componemos la Mesa del Sector Público fue fundamental para hacer frente a la precarización de las y los trabajadoras/es que pretendía el gobierno, pagando así el costo de la crisis, sin terminar de entender, o de no importarle, que el maltrato hacia las y los funcionarias y funcionarios del Sector Público, que sostenemos la administración del Estado, a fin de cuentas perjudica a la ciudadanía. A pesar de algunos momentos de tensión, que son naturales en situaciones como esta, mantuvimos la unidad hasta el final y eso es lo más rescatable, porque de esa forma pudimos luchar para defender los derechos de las y los trabajadoras y trabajadores públicos/as, debiendo siempre primar el concepto de bien común”, indicó.

Por último, la presidenta de CONFEDEPRUS expresó que “esta negociación debe hacernos reflexionar acerca de la situación del sindicalismo actual, así como también llevar a cabo una evaluación del proceso de funcionamiento de la Mesa y la urgencia de una nueva Constitución. Es necesario volver a una real ley de reajuste, las mejoras laborales no pueden pasar por una negociación de fin de año en estos términos. Necesitamos un Estado robusto, que sea garante de derechos, para poder avanzar hacia los cambios estructurales que necesita y demanda este país para sus trabajadoras y trabajadores”.

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Suscribete a nuestro contenido

Otros artículos

Últimas publicaciones

Nuestras RRSS

Síguenos