DECLARACIÓN FEDEPRUS ÑUBLE

Detienen a Presidenta Nacional de CONFEDEPRUS en Chillán: ¿Existe o no el derecho a reunión y manifestación pacífica en Chile?.

La Constitución Política del Estado, en su artículo 19, N° 13, asegura a todas las personas, el derecho a reunirse pacíficamente sin permiso previo y sin armas.

Por su parte, el Estado de Catástrofe que hoy rige en Chile producto de la pandemia no suspende el derecho de reunión, lo cual solo es posible en Estado de Sitio y Estado de Asamblea.

A su vez el Decreto Supremo N° 4, de 2020, del MINSAL, que decretó la Alerta Sanitaria, permite que la SEREMI de Salud, disponga medidas destinadas a evitar aglomeraciones. En base a esto se han prohibido eventos públicos de cierto número de asistentes mediante resoluciones exentas del MINSAL, no manifestaciones. Se habilita también al MINSAL para evitar aglomeraciones “que puedan fomentar la propagación del virus”. Por lo tanto, reuniones públicas o manifestaciones que adopten resguardos sanitarios no pueden ser prohibidas.

Pues bien, el aparato represivo del Gobierno de Chile actúa por decreto desde el Ministerio del Interior y a su vez desde las Intendencias y Gobernaciones Provinciales con el objetivo de pasar a llevar todo lo establecido. Esto fue lo que pasó en Chillán el 1 de mayo en la noche con nuestra Presidenta Nacional de CONFEDEPRUS y su familia.

Lo único que puede regular el Derecho a reunión es la Ley y en Chile, pero, de forma nefasta, lo norma un reglamento nacido en plena dictadura: el Decreto 1086 del Ministerio del Interior. Este decreto, tuvo como objeto principal «limitar la creciente manifestación pública en contra del régimen militar» y es una violación a Tratados Internacionales suscritos que ya fue evidenciada la década pasada por algunos parlamentarios en nuestro país.

Hoy en Chillán la limitación a la libre reunión de las personas y su libre tránsito está dado por el denominado toque de queda que lo restringe de 22.00 a 05.00 hrs.; no obstante el 1 de mayo se aplicó, contra nuestra Dirigenta y su familia el Decreto insano y operó tal cual como en Dictadura y también como en otros muchísimos momentos históricos de esta pseudo democracia, pero ahora actuó contra 6 personas y no contra una manifestación masiva, aquellas donde se infiltran desde el mismo Estado a agentes policiales para crear disturbios o donde se han visto actitudes violentas o donde efectivamente el sentido común podría llevarnos a exigir se cumplan estos resabios dictatoriales.

Manifestamos que de no relevar este tema en su justa medida y exigir que la clase política se pronuncie y actúe en atención resolverlo, mañana podría vernos enfrentados a que cualquier grupo pequeño arriesgue represión y detenciones ilegítimas por el solo hecho de reunirse pacíficamente en un lugar público… aunque en la retina y recuerdo está que desde el 18 de octubre esto sucede más que a menudo y quizás no se repara o no se quiere reparar en ello como correspondería.

Hoy nos tocó en Ñuble, en Chillán y con la familia de una de las nuestras. Empatizamos con todo su dolor y creemos que este hecho sin precedentes que se he levantado mediáticamente, nos da la oportunidad de interpelar a los actores políticos: ¿que más esperarán para hacer que el Estado de derecho se imponga al Estado policial instalado en dictadura y que se ha camuflado durante todo este tiempo de forma impune para operar a fin de acallar las libertades constitucionalmente establecidas y pasar a llevar los Derechos Humanos? Ahora, ¿además de cuidarse del COVID 19, (como lo hizo en su acción nuestra Presidenta y su familia), también hay que cuidarse de la represión selectiva e injusta?.

Sumar a lo dicho solo un elemento para refrescar la memoria y fundamentar lo selectivo que se torna el estado policial: recordar que el día 9 de abril, en plena cuarentena, el Intendente  Arrau, convocó a gente y periodistas a una reunión en espacio público (Frontis de la Intendecia Regional), para así expresarse a través de los medios de comunicación. Podríamos decir, sin error, que esa actuación fue claramente insensata  y una ilegalidad si es que se llevó a efecto (aunque el llamado a no cumplir la cuarentena para escucharlo a él, si existió), claramente algo no estaba entendiendo este señor pero el tema quedó ahí, como una anécdota. Este mismo señor, el de la anécdota, es quien usa todos los medios de comunicación locales para apoyar y dar carta blanca a las fuerzas policiales por reprimir a una familia vía decreto y amenaza que así se hará siempre y en adelante. Qué hay detrás de las palabras y acción de la autoridad Regional?.

Quédate en casa, no te reúnas y cállate, parece ser la consigna de la Nueva Normalidad: cuidado con esto, Chile es una olla a presión y conscientemente le ponen más fuego… A cuidarse, pero a seguir luchando fuerte y pacíficamente por lo que es nuestro!

FEDEPRUS ÑUBLE

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Suscribete a nuestro contenido

Otros artículos

Últimas publicaciones

Nuestras RRSS

Síguenos