Tercer lugar concurso Literario

«Viejo Hospital»

 

Camino por sus largos y antiguos pasillos y me detengo a observar. No, ya no son los mismos de siempre, no es el mismo hogar de puertas abiertas. La tormenta allá afuera no se detiene, ha generado daños irreparables, todo ha cambiado, ya nada será igual. Pero en los viejos pasillos siempre encuentro sonrisas entre el cansancio, esfuerzos, sueños y pasión. Para ellos el mundo nunca paró, no se detiene, ¡¡¡no se puede detener!!! En esta ocasión para ellos va más rápido, pero nunca dejará de girar… nunca.

Cristian Peña

Fedeprus Ñuble

APRUS H. Bulnes

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Suscribete a nuestro contenido

Otros artículos

Últimas publicaciones

Nuestras RRSS

Síguenos