Consuelo Villaseñor: “El cambio que ha tenido el sistema de compras en CENABAST demuestra un evidente conflicto de interés”

  • Presidenta de la Confederación Democrática de Profesionales Universitarios de la Salud, CONFEDEPRUS, señaló que esta es una señal más que se da desde el Ejecutivo en relación con el desmantelamiento de la Salud Pública en beneficio de intereses privados.   

Controversia han generado diversas publicaciones aparecidas en medios electrónicos nacionales cuestionando la gestión llevada a cabo como “delegado ministerial” de Juan Carlos Corbeaux, -ex gerente general para Chile de Glaxo SK, una de las farmacéuticas más grandes del mundo- al interior de la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud, CENABAST. El químico farmacéutico de la Universidad de Chile, nombrado por el presidente Sebastián Piñera, llegó en marzo del año pasado a su nuevo puesto en la dirección de la CENABAST, institución pública dependiente del Ministerio de Salud encargada de abastecer de fármacos e insumos clínicos a los establecimientos del Sistema Nacional de Servicios de Salud, municipales y otros adscritos al sector público, de manera de asegurar la disponibilidad de medicamentos para los y las usuarias del sistema.

                Desde ese momento y esa posición estratégica como coordinador técnico del establecimiento (no hay director titular desde su llegada, el cargo ha estado siendo subrogado por el jefe del área jurídica), Corbeaux ha implementado cambios drásticos en la forma de compra de los insumos y medicamentos, no haciéndose ya éstas mediante el tradicional sistema de licitaciones públicas que se había estado usando desde 2010 y que representaban el 60 % de las adquisiciones, sino a través del trato directo con empresas del rubro, siendo una de las más beneficiadas con estos tratos la farmacéutica en donde se desempeñaba anteriormente, Glaxo SK. En efecto, dicho laboratorio aumentó sus ventas al Estado (CENABAST y FONASA), solamente durante el pasado año 2018, a más de 45 mil millones de pesos, según datos de la ONG Observatorio del Gasto Fiscal. En comparación, entre los años 2014 y 2018 del gobierno anterior, con compras realizadas bajo el modelo de licitaciones públicas, el promedio anual fue de 17 mil millones. Un incremento de ganancias muy superior al 100 % en un lapso de 12 meses, gracias al trato directo implementado por el ex ejecutivo del laboratorio, ahora ubicado en la otra vereda.

“Quedó demostrado que existe conflicto de interés”

A juicio de la presidenta de la Confederación Democrática de Profesionales Universitarios de la Salud, CONFEDEPRUS, Consuelo Villaseñor, la situación que se ha hecho pública a través de algunos medios se da en el mismo marco de otros casos en los que ha habido nombramientos políticos desde el gobierno para cargos en los que existen conflictos de intereses. “Lo que vemos en este caso es algo similar a lo de la propuesta de la ministra Lusic como posible nueva presidenta de la Corte Suprema, a pesar de haber favorecido al negocio de la salud privada (Isapres) mediante diversos fallos. Llama mucho la atención esta falta de conciencia ética respecto de que a pesar de lo evidente que resultan estos conflictos de intereses, ello no sea obstáculo ni impedimento al momento de proponer nombres o designar determinados cargos”, expresó. “Ante esta demostración de nulo cuestionamiento interno por dichas prácticas, como ciudadanos y ciudadanas tenemos el legítimo derecho a creer que esto demuestra y comprueba intencionalidad estratégica, política, para seguir adelante con el proceso de desmantelamiento de la Salud Pública, mediante prácticas abiertamente reñidas con la ética pero que, sin embargo, no son ilegales. De todos modos, se trata de un concepto más amplio, que tiene que ver con conductas irregulares que ponen en duda a la institucionalidad, debiendo pagar las consecuencias de ello las y los usuarios del sistema”, indicó.

Villaseñor agregó que “lo de Juan Carlos Corbeaux configura un cuadro claro de conflicto de interés, como ex gerente general de un laboratorio ahora lo favorece cambiando el modelo de licitación y competencia pública a trato directo, de manera de dejar fuera a otros competidores. Están las cifras que demuestran de qué manera esta práctica ha permitido incrementar ganancias privadas. Sería impresentable negar algo tan evidente, no se me ocurre qué argumentos serios podría haber para poder desmentir evidencias tan claras y concretas”, dijo la timonel de CONFEDEPRUS, poniendo además en entredicho la validez de su nombramiento. “El cargo de ‘delegado ministerial’ no es parte de las designaciones que puede hacer el presidente de la República, de hecho el mismo consejo de la Alta Dirección Pública dijo el año pasado que ese cargo no existe”.

Finalmente, la dirigente sindical de la Salud Pública expresó que “es necesario que exista un criterio ético distinto para este tipo de nombramientos, pues no tenerlo afecta gravemente la transparencia y credibilidad de las instituciones. El trato directo no puede significar negociaciones a puertas cerradas y mucho menos cuando existen conflictos de interés como los que hay ahora. Se debe llamar a licitaciones abiertas, a competir libremente entre distintas alternativas y de ahí elegir la mejor opción para los y las usuarias del sistema, que son los beneficiarios finales y por ende el objetivo central”, puntualizó.

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Suscribete a nuestro contenido

Otros artículos

Últimas publicaciones

Nuestras RRSS

Síguenos