El pasado miércoles 1 de mayo se conmemoró el Día Internacional del trabajador y la trabajadora, fecha que marca un hito a sangre y fuego en la historia del sindicalismo mundial en la justa y necesaria lucha contra los abusos y por la dignidad y respeto de Derechos Humanos fundamentales, como es la calidad que debe tener el trabajo decente. En aquel hecho, registrado en 1886, fueron ejecutados 4 sindicalistas por luchar por un derecho para todos y todas, no sólo para quienes pensaran como ellos, lo cual ennoblece esta fecha, esta lucha y las muchas más que se libran por derechos sociales y humanos universales.

En esa línea, como gremio representante de las y los profesionales de la Salud Pública centralizada y descentralizada del país hemos levantado y sostenemos con fuerza nuestra demanda de avanzar en la garantía de Derechos Humanos Fundamentales por parte del Estado de Chile, como son el Derecho al Trabajo Decente para el equipo de Salud, compuesto en más del 70% por mujeres trabajadoras y que mantiene condiciones de inequidad, desigualdad y discriminación que profundizan día a día la precarización de nuestro sector y que sin duda impactan directamente en el fortalecimiento de una Salud Pública digna, oportuna y de calidad. Trabajo decente que ha sido promesa del actual gobierno, pero que se mantiene incumplida para con los trabajadores y las trabajadoras de la Salud Pública de parte de un gobierno que se dice progresista, pero que no ha cumplido sus propuestas en materias de Carrera Funcionaria para nuestros trabajadores y nuestras trabajadoras.

Esta fecha nos encuentra, precisamente y en concordancia con lo anterior, en un momento en que como organización tuvimos nuestra primera Asamblea Nacional Ordinaria 2024, en la que votamos y aprobamos nuestro Manifiesto Político, refrendando las demandas contenidas en nuestra plataforma reivindicativa 2022 – 2025 y nuestro compromiso con una Carrera Funcionaria a través de un proyecto de ley que otorgue un encasillamiento a los y las profesionales para el cumplimiento de éste y todos los compromisos que el gobierno ha establecido con nuestro sector en todas las materias que impactan en las garantías de Trabajo Decente.

Asimismo, como parte integrante de la CUT hacemos propio el Manifiesto Social, en el que junto a otras organizaciones sociales fijamos la demanda de que el gobierno del presidente Gabriel Boric cumpla sus compromisos con el mundo social, sindical y trabajadoras y trabajadores de Chile suscritos en su programa, particularmente en lo que se refiere a la negociación colectiva ramal, así como un salario mínimo ético que dé respuesta a las necesidades objetivas de la población, la implementación del Convenio 190, la equidad salarial para terminar con las brechas económicas, el establecimiento de un Sistema Nacional de Cuidados, el fin de la informalidad laboral y el fortalecimiento de la Salud Pública. Además, el presidente debe volver al contenido inicial de las dos grandes reformas de su programa, como es la Reforma Tributaria y una Reforma al Sistema de Pensiones que garantice una jubilación digna para las trabajadoras y los trabajadores, terminando con los abusos del sistema de AFP. Todas y todos merecemos avanzar hacia un buen vivir.

Como CONFEDEPRUS, este 1 de mayo salimos a la calle para exigir garantías laborales reales para el equipo de Salud, reconociéndole como uno de los ejes centrales para el fortalecimiento de la Salud Pública de Chile, reimpulsando las demandas establecidas por millones de chilenos y chilenas durante el pasado estallido social y que siguen sin solución, en medio de un contexto  en el que no se ha podido avanzar en estas materias producto al rechazo a una reforma tributaria que permita establecer mayor equidad para las y los chilenos y al entrampamiento del proyecto de ley para una reforma al sistema de pensiones, que no avanza y probablemente no avanzará en mejorar las pensiones a los actuales jubilados y jubiladas. Por ello, hoy más que nunca estamos convencidas y convencidos de que debemos dar esta lucha de manera articulada, como parte de la clase trabajadora, con organizaciones sindicales y sociales. Las trabajadoras y Trabajadores de Chile, muy especialmente el equipo de Salud, no podemos seguir esperando y debemos seguir presentes en las calles, para que las calles no solo sean testigos de nuestras luchas, sino también de nuestras victorias, que son las de una mayoría social que es fuerte si permanece unida.

Artículos relacionados

CONFEDEPRUS celebra firma de acuerdo entre Ministerio de Salud y Cenabast para modificación DFL 31

“Esperamos seguir celebrando en más materias en las que el ministerio pueda dar respuestas favorables a los y las trabajadores y trabajadoras a través del presupuesto 2024”, expresó Margarita Araya, presidenta de nuestro gremio.   El pasado viernes 20 de octubre CONFEDEPRUS representada por su presidenta Margarita Paz Araya Flores y el secretario general, DN […]
Leer más

EDITORIAL: Derecho a la Salud en la Constitución, una demanda popular y ciudadana

El pasado viernes 7 de julio terminó el proceso de apoyos ciudadanos a las Iniciativas Populares de Norma (IPN), iniciativa de participación social cuyo objetivo es poder incidir en la redacción de la nueva Constitución. De un total de 1.309 IPNs presentadas, 32 superaron la meta de reunir 10 mil firmas para ser consideradas, de […]
Leer más

Consuelo Villaseñor: “No podemos permitir que la aplanadora privatizadora siga pisoteando derechos sociales”

Presidenta de Confederación Democrática de Profesionales Universitarios de la Salud, CONFEDEPRUS, llamó a unir fuerzas para rechazar Reforma Integral al Sistema de Salud durante intervención en foro realizado en sede de la CUT. Durante la mañana de ayer jueves se desarrolló en la sede central de la CUT el Foro Debate «¿A quién beneficia la […]
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar: