Mañana sábado 16 de septiembre se cumplen 50 años del asesinato de Víctor Jara, el día posterior al golpe fue detenido, en la Universidad Técnica del Estado (actual Usach), donde hacía clases, y trasladado posteriormente al Estadio Chile junto a más de 5 mil prisioneros. En este lugar fue asesinado por soldados del ejército luego de 4 días de brutales torturas, para luego ser abandonado en un sitio baldío, aledaño a la carretera 5 Sur. Al momento de ser encontrado, su cuerpo tenía 44 balazos, quemaduras y múltiples fracturas producto de las golpizas. Algunas versiones señalan que le fueron cercenados los dedos, las manos y la lengua. “Canto, que mal me sales / cuando tengo que cantar espanto / espanto como el que vivo, como el que muero / espanto”, escribió Víctor en su último poema, titulado “Somos 5 mil”, en medio de los tormentos y horrores de su detención en aquel lugar que hoy lleva su nombre.

Treinta y seis años debieron pasar hasta que, en mayo de 2009, la Corte de Apelaciones diera un primer paso hacia la justicia, ratificando el encarcelamiento del exsoldado José Paredes Márquez, coautor del homicidio junto a otros militares contra los cuales el mismo tribunal dictó resolución de enjuiciamiento a finales de 2012. Seis años después, en julio de 2018, la justicia logró avanzar otro paso más, con la condena de otros participantes en el crimen. Resoluciones que fueron ratificadas el pasado lunes 28 de agosto de este año contra estos 7 militares en retiro, uno de los cuales se suicidó al conocer la sentencia, antes de que pudiera ser detenido y llevado a la cárcel, en tanto otros dos aún se encuentran prófugos. Un fallo que fue unánime para uno de los crímenes políticos más brutales cometidos por la dictadura y cuyos hechos fueron totalmente probados y acreditados por la Justicia, descartándose de esta forma los argumentos presentados y sostenidos por la defensa de los asesinos.

La causa judicial de Víctor Jara es un ejemplo más de la larga tramitación que en Chile han tenido los casos de violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura de Pinochet. La lucha contra la impunidad ha sido y sigue siendo ardua, aún hoy, a 50 años del golpe de estado. Una impunidad que nace del negacionismo, el mismo que durante estas largas 5 décadas ha sembrado odios y divisiones en nuestro país y que hemos visto perdurar en estos días, atrincherado en sus posturas de no reconocimiento de hechos objetivos con evidencias comprobadas. Negacionismo por culpa del cual la justicia aún no llega para todas las miles de víctimas de la dictadura, manteniendo abiertas las heridas que no sólo desgarraron la carne de Víctor, sino el alma de un pueblo que, a pesar de los años, mantiene y mantendrá su recuerdo hasta que se hiciera justicia.

Sin justicia, sin verdad, sin reparación no tendremos un país unido, una sociedad sana, por ello como Confedeprus no podemos estar ajenos a este dolor y a su reparación, somos profesionales de salud que debe procurar no solo el bienestar físico, si no por, sobre todo, el bienestar mental. El negacionismo y los pactos de silencio indolentes ante este dolor sólo contribuyen a mantener abierta la herida y divididos a los habitantes de este hermoso país.   De ahí la importancia de la memoria, sobre la cual algunos quieren echar tierra porque preserva en el tiempo verdades incómodas que prefieren evitar, pero no, no debemos olvidar, debemos sacar la verdad darla a conocer. Como reza el memorial del Estadio Nacional -principal centro de detención, tortura y exterminio de la dictadura-, “un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro”. Una frase que resuena como advertencia y que hoy, dentro de un escenario complejo, es necesario tener presente como experiencia y enseñanza para mantener las luchas por avanzar en la superación del legado y los vestigios de aquella época oscura de nuestra historia, sigamos el ejemplo de un pueblo como el alemán, que no esconde la vergüenza de los nazis, la enfrente, le hace justicia y repara el dolor.

Víctor fue, es y será un ejemplo para todas y todos, su canto seguirá vivo por siempre, mantengámonos con fuerza y fe, a pesar de todo, porque como decía él, “canto que ha sido valiente / siempre será canción nueva”.

Artículos relacionados

Paz Araya Flores: “La aprobación del TPP-11 atenta contra una Constitución garante de derechos sociales”

Presidenta de CONFEDEPRUS criticó aprobación de tratado el pasado martes. Tal y como era previsible desde que se reactivó la discusión sobre la aprobación del polémico Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP11), durante la jornada de este martes 11 de octubre el Senado lo aprobó con 27 votos a favor, 10 en contra […]
Leer más

CONFEDEPRUS convoca a Quinto Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias que Luchan

El pasado miércoles 18 de enero, la Secretaría de Mujer y Diversidad de CONFEDEPRUS participó en la convocatoria efectuada por la Coordinadora Feminista 8M para el 5to Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias que Luchan, a realizarse el próximo fin de semana, los días sábado 28 y domingo 29 de enero, en las instalaciones de […]
Leer más

CONFEDEPRUS participó en Encuentro Nacional de Usuarios y Usuarias de la Salud Pública

Sexta versión se llevó a cabo los días 26 y 27 de abril en el Congreso Nacional de Valparaíso.   Impulsado por la Asociación Nacional de Consejos Locales de la Salud, AncoSalud, además de distintas organizaciones sociales y comunitarias con interés público en la salud, los días viernes 26 y sábado 27 de abril se […]
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar: